Noticias

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Autoridades sanitarias del Instituto Anzoatiguense de la Salud (Saludanz) informaron que debido a las actuales condiciones en las que se maneja la disposición de agua potable y de basura, el estado Anzoátegui podría manejar repuntes de enfermedades de origen hídricas, por vectores y falta de higiene.

Omar Aray, presidente de Saludanz y Omaira Gudiño, directora de Epidemiología, ambos  epidemiólogos, indicaron  que la suspensión del servicio de agua puede traer consecuencias en la ya precaria salud de la población.

En los actuales momentos, la recolección, traslado y disposición de basura es deficiente, aunado a esto, se suma la escasez de detergente para el lavado de ropa y lencería además de la imposibilidad de adquirir jabón para el aseo personal; la escasez y racionamiento de agua son factores que agravan esta situación que repercute directamente en la salud de la población, refirió Aray.  

En marcado en el Plan Anzoátegui en Movimiento, impulsado por el gobernador Antonio Barreto Sira, desde el instituto de salud de la entidad se trabaja enfocado en la meta de “salvar vidas” y garantizar bienestar de los anzoatiguenses. Debido a esto, han prendido las alarmas ante los casos de enfermedades producidas por la ingesta de agua.

Manifestó que los habitantes de la zona norte de la entidad están recibiendo, durante las últimas semanas, el vital líquido completamente turbio, con mal olor y sabor, razón por la cual exhortó a Hidrocaribe a garantizar la potabilización y vigilar que el vital líquido sea insípido, inoloro e incoloro.

Gudiño alertó sobre la aparición en ascenso de diarreas que son la expresión de infecciones por fiebre tifoidea, gastroenteritis viral, amibiasis, leptospirosis, escherichia coli, entre otras patologías, así como también enfermedades de piel asociadas a falta de higiene.

Aray destacó que de igual forma, el almacenamiento de agua contribuye a la proliferación de zancudos y por ende la aparición de enfermedades producidas por vectores como el dengue y el paludismo.

Recomendó a la población, además de filtrar, hervir el líquido que va a consumir.

Asimismo las autoridades competentes llamaron a reforzar los planes de recolección y disposición de basura.

“Consideramos que la prevención es primordial para evitar que se enferme la población, sin embargo, nuestro deber como ente de salud es garantizar la atención médica para el tratamiento de casos", reflexionó Aray.

 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Desde que arribamos a la Gobernación de Anzoátegui tenemos nuestro norte muy claro: Trabajar por el estado.

Lo que conseguimos en la entidad fue el resultado del desastre de casi dos décadas de malos gobiernos oficialistas; el legado de nuestros antecesores fue un estado en el piso, con problemas estructurales, financieros y dificultades complejas.

Además, el Gobierno central sigue siendo incapaz de brindar soluciones a los problemas generados por ellos mismos. Miraflores no mueve ni un dedo para promover respuestas a los anzoatiguenses, y por el contrario se regodean en sus promesas incumplidas y sus palabras empeñadas, de las cuales hasta el recibo perdieron.

Y ni hablar de los actuales alcaldes del oficialismo. Todos brillan por su inconsistencia, ausencia y politiquería doctrinaria que en vez de ayudar perjudica la calidad de vida de nuestro pueblo.

Por encima de todo esto, tenemos nuestro norte claro. Nosotros estamos trabajando en dos líneas estratégicas fundamentales: Salud y Alimentación.

Bajo estas premisas hemos avanzado en el combate de enfermedades como el paludismo y el sarampión, hemos dotado de insumos y medicamentos a hospitales, hemos logrado adaptar, mejorar, optimizar y adecuar espacios en diversos centros de salud, y seguimos progresando bajo este concepto de “salvar vidas” como meta fundamental de nuestra gestión de gobierno.

Desarrollamos jornadas de vacunación y fumigación, fomentamos una política de prevención estructurada y coherente. Hemos recudido los índices de muertes neonatales gracias a la distribución de antibióticos.

A través de nuestras políticas de sanidad hemos protegido miles de vidas. También, hemos rescatado, activado y entregado ambulancias en hospitales y módulos asistenciales en Anaco, Cantaura y San Joaquín.

Esto sin dejar de mencionar la inversión en matera de acueductos y perforación de pozos para el suministro de agua en municipios como Aragua de Barcelona, San Mateo, Santa Ana, Píritu. Porque el agua es vida y salud.

Sin detenernos en los ataques de aquellos que son corresponsable de toda la crisis nacional que sufre Venezuela, hemos emprendido programas como Mercadito Pa’ Toitos, hemos entregado semillas para sembrar maíz, y muchas acciones más enmarcadas en llevarles alimentos a bajos precios y alta calidad a los anzoatiguenses.

Solucionamos la emergencia presentada en la Laguna de Puerto Píritu, con lo cual prestamos apoyo a ese reservorio natural y de producción pesquera de vital importancia estratégica en la zona oeste del estado.

Y mientras nosotros trabajamos en aspectos fundamentales del estado, mientras saltamos los obstáculos que el Gobierno nacional y sus cómplices en el estado nos colocan en el camino, los voceros de Maduro en el estado nos lanzan piedras.

¿Y la razón? Fácil, le hace mella lo que estamos haciendo con las uñas, les molesta que sin recursos hayamos logrado la homologación de los jubilados, y otras reivindicaciones salariales para docentes, médicos y trabajadores de la gobernación.

Les duele la inauguración del quirófano de Clarines, la rehabilitación de la sala de hospitalización infantil en Anaco, la puesta en funcionamiento del servicio de radioterapia del estado, les da urticaria saber que logramos detener el paludismo en el estado, y no quieren reconocer que en un breve lapso hemos hecho lo que ellos nunca lograron hacer durante tanto tiempo y manejando muchísimos recursos.

Por esto, seguimos en la lucha. Sabemos que nadie le lanza piedras a un árbol que no da fruto. El hecho que el oficialismo nos ataque es indicador que vamos por buen camino y hacia el norte correcto.

Continuamos en movimiento.

 

 

Firma Antonio Barreto Sira 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En el contexto de la situación de salud que vive el país, con la aparición progresiva de casos de sarampión y difteria, el Gobierno de Anzoátegui mantiene el esfuerzo continuo en la prevención a través de la inmunización, para ello, el estado recibió una nueva dotación de 66 mil 500 dosis de vacunas.

Así lo dio a conocer Omar Aray, presidente del Instituto Anzoatiguense de la Salud (Saludnaz) quien detalló que fueron recibidas seis mil dosis de trivalente viral,  12 mil de pentavalente y 28 mil de toxoide diftérico, para abordar la segunda fase del Plan de Intensificación de Coberturas que busca interrumpir la circulación del virus de sarampión y controlar la difteria.

El ente sanitario recibió producto biológico de rutina para iniciar, continuar y completar esquemas de inmunización en la población.

Reiteró, que de acuerdo con directrices emanadas por el Ministerio de Salud, debe ser vacunado todo niño que no haya recibido dosis de inmunización contra sarampión y difteria luego del 06 de abril de este año, fecha en la cual inició la primera fase de la campaña.

La autoridad sanitaria agregó que las vacunas comenzarán a distribuirse esta semana en los diferentes municipios de la entidad.

Invitó a la comunidad, padres, madres y representantes a acudir al centro de salud más cercano a su domicilio para garantizar la protección al grupo de edades entre 06 meses y 15 años, población más susceptible, y donde se han detectado los casos confirmados de las enfermedades.

Salvar vidas

El gobernador Antonio Barreto Sira insistió en la necesidad que se profundice todo tipo de iniciativas que permita proteger al pueblo de Anzoátegui.

“Nuestro norte es estar en movimiento para salvar vidas”, resaltó a la hora de invitar a todo el equipo médico del estado a seguir su lucha por el bienestar de los anzoatiguenses.

La tarea en el área de salud – prosiguió- es difícil y permanente, y nosotros siempre estaremos a la vanguardia. Estamos plenamente conscientes de la importancia de satisfacer todas las necesidades en el sector y lo estamos haciendo de acuerdo con nuestras posibilidades.

Aseveró que los acuerdos que se adelantan con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el trabajo con el Ministerio de Salud, han permitido que el estado se mantenga con los niveles más bajos de incidencia de enfermedades como el paludismo.

“Nosotros no desmayamos. Nos movemos por el bienestar del pueblo. Y haremos lo que tengamos que hacer para garantizarle salud y vida a nuestra gente”, sentenció.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El gobernador Antonio Barreto Sira acompañó este sábado al obispo de la Diócesis de Barcelona, Monseñor Jorge Aníbal Quintero, autoridades nacionales y regionales de la Iglesia Católica del país, junto  a más de 14 mil jóvenes católicos provenientes de toda Venezuela, participantes del IV Encuentro de Jóvenes Nacional Enajó (Enajó) 2018.

“Es la hora de la fe, en este momento de tantas dificultades que vive Venezuela a nivel político, a nivel social, nivel económico, nos llena de alegría recibir este peregrinaje, este esfuerzo que hace la juventud católica venezolana con la doctrina social de la iglesia, con el Espíritu  Santo,   con nuestra fuerza mariana, con Jesucristo en cuerpo y alma, nos dice hoy que sí podemos creer en Venezuela, que estos  jóvenes son el presente y el futuro del país, y vamos a encontrar el camino para que esta nación, sea la Venezuela grande que todos estamos soñando" enfatizó Barreto Sira.

El primer mandatario regional exaltó el gran esfuerzo demostrado por los jóvenes para la realización de este evento, quienes sorteando grandes obstáculos alcanzaron materializar su esfuerzo.

"Con mucha humildad nosotros apoyamos estos eventos, no es la hora de la división,   y los jóvenes están marcando la pauta, con necesidades, con dificultades para poder trasladarse, aquí están, se superaron las metas,  que ese ejemplo de la juventud católica venezolana sea tomada por todos para la salvación de nuestro país" dijo el gobernador.

Las actividades empezaron en el Paseo Colón,  con el recibimiento de la imagen de la Virgen del Valle procedente de la Isla de Margarita, y de ahí se partió en procesión hasta el Estadio Alfonso “Chico” Carrasquel.

La sede deportiva fue el escenario idóneo para recibir más de 10 mil jóvenes de distintos estados del país,  quienes con sus consignas de amor y fe demostraban la alegría característica del venezolano de bien, del ciudadano que debe ser rescatado en estos momentos tan difíciles que atraviesa el  país.

La cuarta edición del Enajó estuvo bajo la organización de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), la Pastoral Juvenil de Venezuela (PJV), el Comité Organizador del Enajó, las Diócesis de Barcelona, Cumaná y Maturín junto con sus respectivas parroquias, Pastorales Juveniles y otros grupos de apostolado, que han aportado su grano de arena para esta gran obra misionera.

La actividad contó con la presencia del Nuncio Apostólico de Su Santidad el Papa Francisco, Aldo Giordano.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hace unos días fui invitado por las autoridades eclesiásticas de Anzoátegui y del país a una grandiosa actividad en el marco del Encuentro Nacional de Jóvenes (Enajó) que fue celebrado aquí en nuestra entidad.

Aquella mañana del 4 de agosto recibimos la imagen de Nuestra Señora del Valle en la Bahía del Paseo Colón, y allí frente a la Cruz se realizaron algunas actividades culturales frente a miles de jóvenes católicos de toda Venezuela.

Contamos con la presencia del Nuncio Apostólico, Aldo Giordano, y demás autoridades de la Iglesia Católica. Después de la procesión desde el Paseo Colón hasta el estadio de béisbol Alfonso “Chico” Carrasquel acudimos a una extraordinaria Misa donde más de 14 mil muchachos profesaron su fe y su compromiso de lucha por Venezuela.

Les confieso que me llenó de esperanza ver a tantos jóvenes activos y con fe. Me rebozó el entusiasmo hablar con ellos, ver su genuina devoción y su fortaleza. Aquello me llenó de ánimos.

Por ellos, por nuestra juventud. Por los jóvenes de hoy y de mañana, quienes tenemos la responsabilidad de guiar tenemos que hacerlo con mayor precisión, atino y compromiso. Debemos legarle un mejor país a esa muchachada que viene cargada de sueños y de ilusiones.

A veces nos atiborramos de malas noticias. Vemos como miles de jóvenes cada día abandonan Venezuela en busca de las oportunidades que aquí se les niegan. Oímos, como miles de estudiantes universitarios abandonan sus carreras porque no les vale nada graduarse en un país donde ser ingeniero, médico o profesor universitario no tiene el reconocimiento necesario.

Sin embargo, en Enajó vi a una gigante expresión de fuerza que aún persiste y resiste entre nuestros jóvenes. Vi su fe, su energía y me contagié de ella.

Así como hay jóvenes que han optado por emigrar, decisión que no puede ser criticable, porque responde a la trágica realidad nacional, también hay otros que insisten en dar la lucha dentro de las fronteras nacionales. A éstos tenemos que apoyarles, con las pocas herramientas con las cuales dispongamos.

Quiero agradecerle a la Conferencia Episcopal, al señor Obispo, a todos aquellos que me permitieron compartir con esta muchachada enérgica, vigorosa y fuerte.

De esa actividad salí con fuerzas renovadas, con mayor fe en Dios Todopoderoso, fe en nuestros jóvenes, en nuestro pueblo, Fe en la Sagrada Virgen, para seguir dando la batalla por esa Venezuela que soñamos y que necesitamos con mayor ahínco que nunca.

Creo fervientemente que la labor por el cambio la tenemos que realizar todos. Recordar aquella frase de San Agustín de Hipona: “Ora como si todo dependiera de Dios, trabaja como si todo dependiera de ti”. Tenemos que orar y trabajar, tenemos que confiar en Dios y en nuestras fuerzas de lucha.

¿Desmayar? Nunca.

 FIRMA: ANTONIO BARRETO SIRA