Noticias

Como los Caribes de Anzoátegui

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Solo Caribe es gente... aquí no hay cobardes, aquí nadie se rinde". Este es el grito de guerra de los valerosos guerreros de las tribus caribes vociferaban en medio del combate; este puede ser el espíritu que movió a nuestros actuales campeones de la pelota y que moviliza el ánimo de nuestro pueblo en todo momento.


Frente a esto, me pregunto: ¿Qué podemos aprender de Caribes de Anzoátegui luego de su victoria? Uno de los aspectos que tenemos que tener claro es la constancia y la organización como impulsores del éxito.


Hoy celebramos el triunfo de nuestro equipo, pero detrás de éste hay una cadena de acciones que permitieron al club hacerse con el campeonato. Y, ¿cuáles fueron?: Preparación, sacrificio, dedicación, organización y estrategia.


El mundo del béisbol en un sentido es muy parecido a la vida misma; cada cierto tiempo tenemos la oportunidad de batear y si no la aprovechamos de seguro que el contrario sí lo hará.


Si no hacemos las carreras que necesitamos, los otros las fabricarán, si no hacemos los cambios a tiempo, eso nos puede costar el partido. Y, no lo olviden, un simple error nos puede salir caro más adelante.


Tenemos que aprender varios aspectos para entender este triunfo: Caribes gana porque jugó como equipo, porque no se dejó ganar por la desazón, porque salió adelante ante el mal tiempo y nunca perdió su objetivo.


Nuestros Caribes de Anzoátegui lo dieron todo en el terreno de juego, y nosotros debemos seguir su ejemplo y darlo todo en cada uno de nuestros puestos de trabajo. Ellos con el bate y sus guantes y nosotros en nuestros puestos de trabajo para poner a la región en movimiento.


Debemos imitar este logro; en el estado debemos hacer las cosas bien y con un norte claro para el beneficio de nuestro pueblo. Organizado, con visión, con paso firme y con trabajo crearemos las condiciones para el cambio positivo.

Durante toda nuestra vida le he plantado cara a los problemas, a los ataques y a la cadena de intimidaciones; durante esta gestión, que es parte de una lucha superior por Venezuela, nos hemos preparado y organizado para materializar las transformaciones que el pueblo necesita.


No llegamos al gobierno del estado para improvisar, no llegamos para batear foul o poncharnos. Aquí estamos para sacarla del campo. Desde nuestra administración marcaremos la diferencia al ponernos en movimiento y adelantar las acciones que son vitales para el nuevo estado.

Al mejor estilo de Caribe enfrentamos los retos y lo hacemos sabiendo que nuestro éxito es el de todo un estado. Lo hacemos porque es lo que la gente espera de nosotros y como forma de demostrar que un mañana mejor es posible a través de nuestras acciones.


Me lleno de orgullo al ver lo que somos capaces de hacer y como nuestra novena le dio tal alegría a un pueblo ávido de buenas noticias, y me alegra mucho más al pensar que tenemos la posibilidad de extender esta fuerza y compromiso para alcanzar otro tipo de logros.


Creo firmemente que Anzoátegui entero es un equipo. Todos somos necesarios, hasta aquellos que no piensan como nosotros, cada quien es importante para lograr nuestro objetivo que no es otro que la felicidad para un pueblo corroído por la necesidad y el hambre.


Los anzoatiguenses, al lado de su gobierno regional, tenemos que avanzar, debemos hacerlo y tenemos que hacerlo. Marcar la diferencia es parte de las metas que debemos cumplir en aras de ser mejores cada día.


Para nosotros las carreras anotadas o los juegos ganados, no se miden en un score o pizarra de anotación sino en problemas solucionados, en males eliminados o minimizados, en avances sociales y que redunden en beneficio real para el pueblo.


Anotamos cuando erradiquemos enfermedades como el paludismo o la difteria. Ganamos cuando les llevemos jornadas de atención integral a las comunidades. Avanzamos cuando le garantizamos calidad de vida a nuestro pueblo.


Y justo esto es lo que llevamos adelante. Pronto se verán los cambios y traeremos alegría a nuestra gente.

 

Firma: Antonio Barreto Sira